/Foto ITV El Salvador 

Identificó a Guzmán como “uno de los narcotraficantes más importantes” en la historia de México. 

El narcotraficante Jesús Zambada García, quien operó para el cártel de Sinaloa durante más de 20 años, testificó hoy en el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán, en Nueva York, y ofreció detalles sobre las operaciones de esta organización. Zambada García, detenido en 2008 en México y extraditado en 2012 a Estados Unidos, fue presentado como testigo cooperante de la fiscalía, y como uno de los antiguos “sublíderes” del cártel de Sinaloa entre 1987 y el año de su detención.

El testigo, conocido como “El Rey”, identificó a Guzmán como “uno de los narcotraficantes más importantes” en la historia de México, y junto con su hermano, Ismael “El Mayo” Zambada, como uno de los dos líderes máximos del cártel de Sinaloa.

De acuerdo con su testimonio, Zambada fue el “jefe de plaza” de la Ciudad de México entre 2001 y 2008, lo que significó que recibía cargamentos de cocaína en el aeropuerto internacional Benito Juárez y que controlaba tres bodegas en la capital. Zambada describió que él “controlaba a las autoridades” del aeropuerto de la Ciudad de México a fin de garantizar la seguridad de los cargamentos de cocaína que arribaban desde Colombia.

En la Ciudad de México, Zambada informó que en las bodegas que administraba recibía, almacenaba y enviaba droga a Ciudad Juárez o Culiacán, en Sinaloa, a fin de que se introdujera este producto a Estados Unidos.

En ese periodo, desde la Ciudad de México el cártel de Sinaloa logró exportar entre 80 y 100 toneladas al año de cocaína a Estados Unidos, destino del 100 por ciento de sus exportaciones. Eso generó a la organización “miles de millones” de dólares en ganancias.

Además de “El Mayo” Zambada y Guzmán Loera, Zambada identificó como líderes del cártel de Sinaloa a Juan José Esparragoza “El Azul” y a Amado Carrillo Fuentes.

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *