El exfutbolista Emmanuel Petit devenido en comentarista recordó su paso por el Barcelona FC y reveló algunos momentos difíciles que vivió allí durante el año en que jugó.

El mediocampista francés había triunfado en el Mónaco, en el Arsenal y en la selección de su país, con la que conquistó el Mundial de 1998, marcando un gol en la final ante Brasil, y la Eurocopa de Bélgica y Países Bajos 2000. Semejantes actuaciones le abrieron las puertas del elenco azulgrana que en aquel momento era dirigido por Llorenc Serra Ferrer y contaba con futbolistas de la talla de Josep Guardiola, Patrick Kluivert, Frank de Boer y Rivaldo, entre otros.

“Llegué en un muy mal momento. Había una guerra en el vestuario entre jugadores catalanes y holandeses. Y encima de todos teníamos a un entrenador que no tenía la suficiente fuerza o el carisma necesario para manejar el equipo”, explicó Petit en RMC Sport, programa en el que participa habitualmente.

El ex futbolista de 49 años denunció padeció ser extranjero y culpó de eso a los jugadores locales: “El nacionalismo catalán está muy cerca del racismo. Tan pronto como llegué, la gente me dijo que no intentara aprender español, que tenía que aprender catalán. Y yo les decía: ¿Estoy en España, ¿no?. Y ellos respondían: No. Estás en Catalunya. Me harté de ese tipo de cosas. Entiendo que se identifiquen, pero cuando es en exceso, se acerca mucho al racismo”.

Barcelona es el epicentro histórico de las manifestaciones independentistas que incluso han recrudecido en octubre de este año ocasionando incidentes que generaron cientos de detenciones y heridos. En este contexto, el club siempre se ha visto como uno de los símbolos de este reclamo y quienes jugaron allí dan cuenta de esto.

Petit jugó apenas una temporada en el Barcelona, disputó 23 partidos, anotó solo un gol, no ganó títulos y se marchó al Chelsea en donde jugó hasta 2004, cuando se retiró.

El exfutbolista ya había criticado la semana pasada ante los micrófonos de RMC Sport a Neymar: “Juega para él y solo para él. Te pones en el lugar de los chicos en el vestuario, que viven durante meses los caprichos de este tipo que se caga en el club y sus socios. No tiene respeto alguno”.

Además, tomó como ejemplo sus vivencias con Zinedine Zidane o Yuri Djorkaeff dentro del campo, con quienes levantó la Copa mundialista, y arremetió: “Sabía que eran capaces de descantar un partido ellos solos, así que aceptamos su dejadez en defensa. Lo aceptábamos, hacíamos su trabajo y su repliegue defensivo porque sabíamos que podían ganar el partido con un destello de genio. Este no es el caso, en absoluto, con Neymar”.

POR AGENCIAS

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *