Los torneos profesionales del fútbol chileno fueron suspendidos nuevamente debido a la falta de seguridad policial para los partidos en medio de la crisis social que afecta al país desde hace más de un mes, así informó la federación local.

“Se suspende el resto de la duodécima fecha de la segunda rueda de la Primera División, la vigésimo novena de la Primera B y los partidos de la octava jornada de las liguillas de Segunda División”, informó ayer por la noche en un comunicado la Asociación Nacional del Fútbol Profesional (ANFP), que regula los campeonatos locales.

La decisión se tomó luego que el viernes hinchas del club Colo Colo, quienes no están de acuerdo con la reanudación del torneo debido a la crisis social que desde el 18 de octubre ha dejado 23 muertos, ingresaran a la fuerza al estadio Municipal de La Florida, en el sur de Santiago, donde se jugaba el primer partido de la fecha entre Unión La Calera y Deportes Iquique, por lo que debió ser suspendido en el minuto 67 de juego.

Mientras los jugadores de ambos equipos abandonaron rápidamente la cancha, la Policía sacó del estadio a los barras, quienes luego fueron dispersados en las calles aledañas con gases lacrimógenos.

“Tras un diálogo entre el Ministerio del Interior de Chile y la ANFP, se determinó que no hay disponibilidad de contingentes policiales necesarios para garantizar el resguardo del orden y la seguridad pública en los alrededores de los estadios donde se disputarán los partidos de nuestros campeonatos profesionales programados para el presente fin de semana”, agregó el comunicado.

La federación local y los equipos habían acordado retomar entre el viernes y el domingo el torneo luego de más de un mes de suspensión por la convulsión que ha golpeado a todo el país.

El único partido que se disputó por completo fue el que Cobresal derrotó 3-2 a Unión Española en el estadio El Cobre de la localidad de El Salvador, un pequeño campamento minero de unos 10,000 habitantes ubicado en el desierto de Atacama, en el norte del país.

Tras los incidentes en el estadio de La Florida, jugadores de Colo Colo y otros equipos de la primera división manifestaron su rechazo a jugar sus partidos del fin de semana, apoyados por el Sindicato de Futbolistas Profesionales (SiFUP).

La crisis social en Chile obligó a trasladar a Lima la final del sábado de la Copa Libertadores que debía disputarse en Santiago entre River Plate y Flamengo. También se cancelaron amistosos de la selección chilena ante Bolivia y Perú, este último en la capital peruana.

POR AGENCIAS

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *