El Gobierno de El Salvador, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, condenó enérgicamente los ataques y protestas violentas que se han realizado contra la Embajada de los Estados Unidos en Bagdad y a los iraníes que respaldan este asedio.

“El Gobierno de El Salvador hace un llamado a las autoridades iraquíes a cumplir y respetar fielmente sus obligaciones en virtud de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, para proveer la seguridad y protección a los funcionarios diplomáticos estadounidenses y las instalaciones en Irak”, expresó ayer Cancillería en un breve comunicado.

El Gobierno de Nayib Bukele también pidió al Gobierno iraquí y a sus fuerzas de seguridad “trabajar en asociación con las fuerzas de seguridad y el personal diplomático estadounidense para restablecer la seguridad y el orden en la región”.

Ante esto, el embajador de Estados Unidos en El Salvador, Ronald Johnson, agradeció al presidente Nayib Bukele por “su solidaridad” con el país que representa.

Este pronunciamiento se dio horas después que se conocieran hechos como que la oficina de ingreso a la embajada de EE.UU. en Irak fue incendiada por milicianos de Hezbollah, y horas antes que el país norteamericano realizara un ataque en Bagdad, hecho donde murió Qassem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución de Irán, y un líder de la milicia chií iraquí Fuerzas de Movilización Popular.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *